apoyar el trabajo

Crisis / Oportunidad


Corona crisis: La gran oportunidad

La Crisis del corona como puerta de entrada a una nueva sociedad.

La crisis del Corona ha mostrado claramente que todo puede cambiar de un momento a otro. Existe un patrón histórico que se repite desde el comienzo de la civilización, durante un largo período pocas cosas cambian y de "repente" un gran acontecimiento reorganiza toda la sociedad. Ahora vivimos uno de estos momentos históricos. Si será beneficio o destructivo, es una cuestión que aún está sin resolver. Es muy probable que primero sea destructivo y luego constructivo, por lo que más tarde será beneficioso.

Illustration
Illustration

Estos grandes cambios, los saltos cuánticos en la evolución humana, normalmente suceden en un conjunto con guerras grandes y destrucción masiva. El patrón histórico es siempre el mismo, cuando un sistema llega a su final nada puede mantenerlo en pie, se destruye a sí mismo desde dentro o es destruido por fuerzas externas, para hacer espacio al siguiente sistema. La revolución francesa y americana rompieron con el feudalismo y la esclavitud, la primera y segunda guerra mundial terminaron con la estructura tradicional de la sociedad y con el colonialismo tradicional. Ahora estamos en una situación similar a las grandes revoluciones y grandes guerras. Nuestro sistema actual casi muerto o al menos en coma, no hay forma de salvarlo, está putrefacto desde dentro, comido por su propia locura. Un sistema que se basa en la idea de que nosotros, los humanos somos es centro de la vida, es en su estructura interna no sostenible y destructivo.
Cualquier niño sabe que nada crece para siempre, sin embargo nuestro sistema está construido alrededor de esta idea, aun cuando las crisis económicas, el cambio climático, la contaminación global y la destrucción masiva del planeta muestran claramente el hecho fundamental de que nuestro sistema es estúpido, pero lo ignoramos y seguimos creyendo en un cuento de hadas sobre un mundo mejor.
La disfuncionalidad del sistema es la manifestación material de que algo van mal en los niveles más profundos de la existencia humana. Realmente, no se trata solo de un cambio del sistema por otro, sino de la necesidad de un cambio radical y fundamental de la consciencia humana. Los sistemas cambian a lo largo del tiempo, pero el problema principal se mantiene, la verdadera razón por la que fracasan una y otra vez no son los sistemas en sí mismos, sino las personas, nosotros, somos nosotros los que hacemos los sistemas en el que vivimos.

En este momento que vivimos tenemos la gran oportunidad de hacer este cambio radical y fundamental, necesario para terminar con nuestra locura. Es la Gran Oportunidad.

La pregunta es ¿somos capaces de hacer lo necesario o preferimos seguir quejándonos sobre todo lo que está mal?

Aquellos que están en el poder y los que luchan contra él, comparten la misma clase de consciencia y por tanto nada cambia, la historia seguirá repitiéndose una y otra vez. Derribar la estructura actual del poder externo no ayudará, esto conducirá solo a nuevas estructuras de poder, que harán lo mismo con diferente nombre.
El punto es, si somos capaces de tomar la responsabilidad de la vida tal y como es, reconociendo que somos una familia global y aceptando el hecho científico de que la vida no es personal, y actuando en consecuencia.
En nuestras manos está hacerlo realidad.