EL CONOCIMIENTO

El Conocimiento es la sabiduría de nuestra naturaleza más profunda y la esencia de la existencia. Lo que realmente somos, más allá de la forma y el tiempo. Realizar el Conocimiento es el fin de la búsqueda, estamos en casa. Todos los miedos desaparecen. La dualidad se reconoce como la danza de la existencia. No hay apego a nada. No es el despertar, porque en el Conocimiento nos damos cuenta de que Todo fue y es siempre despierto. No hay Iluminación, todo es Luz.
La ignorancia se disuelve en la luz del Conocimiento, como el humo en el viento. La compasión, la empatía, el amor, la paz, la serenidad, el perdón, la dicha, la alegría, el respeto y la humildad se convierten en una expresión natural y sin esfuerzo cuando experimentamos el Conocimiento en el corazón. No se trata de una especie de positivismo ciego, o de un deseo para un mundo mejor, el lado oscuro de la existencia se conoce y se integra, juega su parte, pero en su dimensión natural.
En el Conocimiento reconocemos la esencia intemporal que somos, como concepto y como experiencia.

Si quieres entender qué es el Conocimiento, entra en el espacio del Silencio

Image placeholder

El Conocimiento y la Tradición

El Conocimiento se adapta al Zeitgeist, pero la esencia permanece intacta.

Nadie conoce el inicio del Conocimiento, probablemente surgió con la Revolución Cognitiva, hace unos 70.000 años. Lo que sabemos con seguridad es que está aquí desde hace mucho tiempo y que la gente de la Tradición del Conocimiento la ha mantenido viva todo este tiempo, podría ser la ciencia más antigua de la tierra.
En cada generación y en cada cultura encontramos personas que la adaptan al Zeitgeist, y esto es esencial para mantenerla viva, porque cada época tiene sus propias palabras y formas de darle una expresión.
La mayor parte de la historia se transmitió de forma secreta, de maestro a discípulo, de padres a hijos, de sacerdote a novicio y de artista a aprendiz. A veces se compartía en público, pero era peligroso y algunos sufrían crueles consecuencias, como Jesús, Giordano Bruno o Marguerite Porete, otros como Rumi, Tomás de Aquino, Meister Eckhart o Teresa de Ávila se las apañaban con las fuerzas de la ignorancia y del poder.
La Tradición del Conocimiento no es una organización o institución, ni un grupo específico de personas, ni pertenece a una determinada cultura o clase. Los "miembros" de la Tradición comparten la realización de los niveles más profundos de la existencia.
Aun cuando para la mayoría de nosotros sigue siendo imposible acceder al Conocimiento, éste está abierto a todos los que sienten la necesidad interior de encontrar una respuesta. Algunos lo llaman la búsqueda del significado, la búsqueda de la felicidad o la búsqueda espiritual, es este sentimiento profundo en nosotros, este saber que hay más que la locura ordinaria.

Cuando estemos preparados y hayamos sufrido lo suficiente, el Conocimiento vendrá a nosotros como una inspiración, llega cuando llega. Lo que podemos hacer es preparar el terreno para la inspiración.
La mayoría de los buscadores buscan las respuestas en la vida desde el punto de vista egocéntrico, pero esto hace imposible que el Conocimiento pueda encontrarnos.
Tenemos que pasar por una transformación radical, para dejar espacio a algo totalmente nuevo, ya que en los niveles Pre-Individual e Individual de la Consciencia es imposible entender el Conocimiento, y por lo tanto tenemos que desaprender nuestro condicionamiento y el Conocimiento vendrá a nosotros. La Tradición del Conocimiento está aquí para ayudarnos en este proceso.

¿Qué es exactamente el Conocimiento?

Cuando intentamos retenerlo, ya ha desaparecido.
Cuando lo dejamos ir, es nuestro para siempre.

No podemos decir qué es exactamente El Conocimiento, es imposible. Siempre se adapta a la situación de la vida y al contexto. La idea de que hay una respuesta fija al misterio de la vida, una "solución" que lo explique todo, no tiene sentido. Cada momento es único, y por lo tanto tenemos que vivir en consecuencia. El nivel Pre-Individual e Individual de la Consciencia necesita respuestas, soluciones, conceptos, leyes, por el hecho de que en su estructura interna más profunda está motivado por el control y la seguridad.
En un universo que está en constante movimiento, que nunca se queda quieto ni un solo momento, anhelar una respuesta (fija), o una teoría que lo explique todo (TOE) es parte de nuestra inútil intención de controlar la vida. Es como hacer una foto del océano y proclamar que es el océano.

Cuando entramos en los campos del Conocimiento, entramos en los campos de lo desconocido, de la incertidumbre, del no-saber, de la consciencia del contexto, de la intuición, del no-hacer, de la conectividad, de la contemplación, del silencio, del desapego, del dejar ir, del vacío, de la respiración consciente, de la no-resistencia, de la quietud, de la disciplina, del juego, del trabajo duro, de la compasión, de la integración y del amor incondicional.
La esencia de todos estos campos se acerca a lo que es el Conocimiento, pero finalmente las palabras siempre fallarán, por el hecho de que el Conocimiento es una experiencia.


"La sabiduría me dice que soy nada, el amor me dice que soy todo. Entre los dos, mi vida fluye".Sri Nisargadatta Maharaj

Cuando comprendemos el Conocimiento, comprendemos todo, cuando no lo entendemos, nos reímos de él, cuando nos sentimos tocados por él pero sin entenderlo, lo adoramos, y para los caminantes del sueño no es nada en absoluto.